El QuimiPop ASESINO anda Suelto!!

 
 

Atraco en Fórnoles

basado en hechos reales

By Jetfire (14/09/2007)



Hola, me llamo Wray, EL Wray, y os voy a explicar una historia que me sucedió este verano.

Todo empezó cuando mi Fórnoles, comarca del Matarañaamigo Jok me invitó a las fiestas de su pueblo, un bonito pueblo en la comarca del Matarraña, en Teruel.

Dichas fiestas se caracterizan por un ambiente festivo sin parangón, arropado por los que, yo creía, amables vecinos de esta villa. Durante las diferentes noches viene una orquesta, que ameniza la velada, y donde son invitados todas las gentes de los pueblos alrededor y todo aquel que venga es bienvenido.

Me pidieron que les ayudara con el concurso de disfraces y así fué: un poco de tela rosa, tela naranja, unas cuantas grapas bien puestas, frutas de plástico, pintura negra (de camuflaje, por suerte tenía un bote dentro la maleta) y unas batas.
Lo más dificil fué ir a la balsa a coger las verduras, pero con mi entrenamiento militar y mis capacidades de combate, fué tarea de un momento. Salimos de la pork con precaución, nocturnidad y alevosía, y empezamos
a bajar calle abajo, hacia la piscina, parándonos de puerta en puerta, para evitar ser vistos. Cuando llegamos a la altura de la piscina, me adelanté hacia la balsa para otear, descubriendo las posiciones de los abuelos del lugar, sentados frente a la balsa. No podíamos permitirnos el lujo de ser descubiertos, puesto que eso hubiera puesto en peligro el secreto con que se prepara tradicionalmente los disfraces de la pork. Por suerte, Jok hizo una exhibición de ingenio distrayendo a los abuelos paseando a Roger, el porker más joven, en sus mismas narices, atrayendo toda la atención. Salté entre las matas, corté las que necesitábamos y nos fuimos con presteza a la sede de la penya.
Robar el carro del Sabeco de Alcañiz no tuvo problema, entramos, sacamos 1 euro, cogimos el carro, lo llenamos de cosas para disimular, bebida, jamones y demás artículos de fiesta imprescinbles en  una peña y luego nos llevamos el carro y volvimos a la peña. Abajo, en el polideportivo, la orquesta tomaba posiciones.
Ya teníamos todos los materiales, así que empezaron las maquilladoras y la sección de Atrezzo a prepararlo todo. Yo me mantuve al margen, no era cuestión de destacar la primera vez que aparecía por el pueblo.

Caía la noche cuando empezó la orquesta a tocar, los típicos pasodobles para los más mayores del lugar, todas las peñas estaban ultimando los preparativos, la nuestra no era menos.
Acabó la orquesta y empezó el desfile. Yo me situé como un espectador más para tomar buena nota de todo lo que aconteciera.
Pues bien, todo iba como la seda, aunque yo, como foráneo, podía percibir una cierta tensión y un ambiente enrarecido, fácilmente atribuible a los nervios dentro de las peñas participantes
en el concurso de disfraces...

 



Tras un duro dia cortando troncos en el bosque, John se acercó a su casa, donde su dulce hija le estaba esperando mientras se entretenía con el ordenador.
- Jenny, cariño, qué estás mirando por internet?
- Nada papá, una web de unos chicos de España.
- ¿España? Yo tengo buenos amigos en España, una vez, en un vuelo hacia Bosnia, nos paramos en España y conocí a alguna gente
muy simpática. Los españoles son la ostia siempre.
- Mira, mira... ¿estos los conoces?
- Anda, si son los de penyapork!
- ¿Penyapork?, explícame eso papá.
- Son unos chicos de un pueblo de Teruel, que conocí en un entrenamiento de supervivencia, el general Kirby nos soltó en medio de
Alcañiz para que nos aclimatáramos a las duras condiciones locales. En uno de los pueblos los conocí. Precisamente ahora están en fiestas, cariño.
- ¡Qué guay! ¿podemos ir?
- No cariño, está muy lejos y la fiesta dura hasta altas horas de la madrugada.
- ¿Me enseñarás las fiestas y los disfraces papa?
- Claro cariño, haz click aqui...
 



La orquesta terminó de tocar y se hizo el pase de disfraces, la gruta, la tribu, la penyapork, etc... todos desfilaron mostrando sus mejores galas, como siempre, la actuación de la penyapork, fué la más colorista y espectactular, con sus mama chichos desenvolviéndose con soltura por el improvisado escenario.
Maamaaaa chiiichooo me toocaaaaaAcabaron las actuaciones y la orquesta se puso a tocar, pero al cabo de muy pocos momentos, la tensión en la gente que había acudido al baile se podía cortar con un cuchillo (de los de plástico del Sabeco no, de los otros) y la gente empezaba a preguntarse porqué la orquesta estaba tocando en lugar de decidir el ganador.
Paré mis entrenadas orejas y oí una acalorada discusión de varios miembros de los mayores del lugar, pero como yo no domino el "Chapurreau" (el idioma de estos parajes) no me casqué un carajo de lo que decían. Total, que la discusión terminó cuando uno de los participantes de la misma preguntó algo como que porqué no votaba la
orquesta, a lo que el gritaba más algo respondió algo así como... "Perque no guanyon sempre los mateixos".
Otro miembro de la comisión, preguntó entonces a quién tenían que votar, a lo que el que gritaba más contestó: "Lo ca vulgau menos la Pork".
- Quién coño es ese de ahí? -  le pregunté a Eku mientras señalaba al que gritaba más

- ¿Ése? el presidente de la comisión de fiestas! - me respondió.

Jok, al oírlo, saltó disparado hacia la mesa de la comisión de fiestas, le cogí del brazo y le pregunté:
- ¿qué coño pasa jordi?
- Joder! quieren hacer tongo y que no vote la orquesta, y además los votantes no pueden votar a la Pork!
- Cabrones!! Hijos de puta!!- grité yo - ¡¡Dadme las pistolas que los mato!!
Salí corriendo hacia la mesa de la comisión para agarrar del pescuezo a semejante personajillo y hacerle tragar todos los programas de las fiestas que encontrara y...
< Plaf! > Perdí el conocimiento.
 


- Cabronees! Hijos de putaa!! - gritó John al enterarse de la notícia del atraco en fórnoles.
- ¿Que pasa papa? preguntó Jenny al ver la cara alterada de su padre.
John, con los ojos inyectados en sangre y todos los músculos de su cuerpo tensos como cuerdas de guitarra, intentó calmarse.
- Los de la comisión de fiestas de Fórnoles, cambiaron las reglas para que la penyapork no ganara el concurso de disfraces - dijo John
- ¡Papá, nunca te había visto tan cabreado! dijo alarmada Jenny.
- Esos cabrones lo van a pagar!! - dijo John mientras se ponía el chaleco de combate - cariño, llama al general - añadió.
John entró en la caseta de herramientas, pulsó los botones del código de la alarma, y entró en su refugio.
- Mmm vamos a veeer - masculló entre dientes - una m16, una impaciente, 2 granadas, el cuchillo de cortar mantequillaaa, si, creo que con esto bastará.
Puso todo el armamento en la mochila del Dir y se encaminó a la casa otra vez.
- Papà, el general al teléfono - dijo la niña mientras le daba el aparato a su padre.
- John? - sonó la voz al otro lado - ¿qué pasa? - preguntó.
- General, debo viajar a España, necesito un helicóptero y protección para mi hija aquí, dijo John.
- ¿Qué ha pasado muchacho? preguntó el General.
- ¿Recuerda la peña de Fórnoles? - preguntó John
- Sí, claro que me acuerdo de aquellos jóvenes, ¿tienen problemas, John?
- Exacto, general, les han vetado en el concurso de disfraces.
- ¡Cabrones! ¡Hijos de puta! - dijo el general - Ahora lo organizo todo para llevarte el helicóptero
- Gracias señor.
- Todo por los chicos de la Pork! nos vemos en un rato, John.
Colgó el teléfono y se dispuso a esperar al Helicóptero.
- Papá, ¿vá algo mal? - preguntó la niña.
- Mira Jenny, dijo John, he llamado al General Kirby para que vengan un par de soldados aquí, yo me tengo que ir unos días, pero volveré.

El helicóptero llegó y 2 soldados se bajaron y tomaron posiciones en la casa. Luego bajó el general y saludó a John.
- John! cuanto tiempo! - dijo mientras le daba la mano.
- Sí, esperaba que no volviera a pasar nada de esto, pero ha sido imposible evitarlo - dijo Kirby
- Esos cabrones pagarán por lo que han hecho a la Pork, se lo juro señor.
- Bien dicho, John, A por ellos!

John dió un beso de despedida a su hija, un saludo militar a su general, se montó en el helicóptero y enfiló rumbo Este, hacia España.

 


 

Continuará...

 

Psicohistorias | Capítulo 2 >>



 

 

 

Visite nuestros patrocinadores: