El QuimiPop ASESINO anda Suelto!!

 

Mi Diario

Mi vida como asistente personal de Don PimPom

Por Ulianov (13/09/1997)



He vivido los últimos 50 años como asistente personal de la persona más despreciable que ha existido jamás, su nombre es Wilson Ramírez Sánchez Néstor Jorge Luis García de Villalobos y Santurce, pero todo el mundo le conoce como Don Pimpom, y ahora y aquí voy a relatar su verdadera historia.

Nació en Barcelona en 11 de Septiembre de 1714, y aún sigue vivo. Más de 250 años después todavía sigue haciendo maldades, y es muy probable que nadie pueda pararlo

Fundador de mengele enterprises

Sus primeros negocios los realizó en un garito que obtuvo en las ramblas de Barcelona, allí funcionaba una ruleta, un casino de juegos ilegales, una casa de citas y un centro de apuestas ilegales, pero todo eso era una pantalla, en los fondos, funcionaba un almacén. Con esto consiguió sus primeros beneficios, al mismo tiempo que le permitió entrar en contacto con criminales del resto de Europa y del mundo. En uno de estos encuentros se puso en contacto con el Hermano Cortinetty, fundador de Abductions'r'us, y que décadas más tarde tras la compra de la mayoría de acciones por Alemania se convertiría en Mengele Enterprises (a su derecha pueden observar una foto de su fundador) . Fue en una de sus visitas a esta empresa que empezó el tratamiento conocido como Proyecto Matusalén, éste tratamiento intentaba aumentar la longevidad de un ser humano, y por lo que parece, funcionó. Si bien es cierto, que el proyecto sólo pudo ser aplicado a un solo paciente, ya que un desafortunado accidente acabó con la vida del Hermano Cortinetty. Incomprensiblemente tropezó con un tubo de ensayo y se lo clavó en el ojo. A pesar de esto, Wilson pudo continuar aplicándose el tratamiento. Y parece que aún sigue usándolo.

Una vez tenía asegurada su vida (mediante Santa Lucía), empezó a extender su imperio por el resto de Europa, sus almacenes empezaron a funcionar a pleno rendimiento, comerciando con todos los países conocidos, lo que aumentó su riqueza hasta niveles increíbles. A finales de 1830, su cuenta corriente tenía más ceros que las notas de fin de curso en los Maristas. Con eso empezó a invertir en otros negocios más rentables, en un viaje por Ceylan descubrió una planta que le cambiaría la vida, el Té Earl-Grey. Destilándola obtuvo Opio, Rapé, Marihuana, Cocaína, Heroína, Crack, Speed y Manzanilla. Con todo esto su riqueza ya no tenía límite, sus ingresos diarios eran tan elevados que los bancos quebraban cuando iba a sacar dinero. Durante el siglo XIX invirtió también en el tráfico negrero, y gracias a un tratado con Egipto, Francia y el Imperio Británico, se quedó con el Canal de Suéz, Etiopía, Eritrea, Palestina y la Península del Sinaí, allí instaló su casa de campo, hasta que años más tarde se trasladó al Orinoco Salvaje, más concretamente a las Islas Sfinter. En estas posesiones se crearon los primeros centros de trata de blancas que se conocen, al igual como se crearon los primeros laboratorios transformadores de arena en Coca-Cola.

Problemas con el comunismo

Ya en el siglo XX, su imperio alcanzó su máximo auge, no es por hacerme el importante, pero desde que soy su asesor su imperio no ha parado de crecer. A principios de siglo tuvo problemas con el comunismo, gente de sus fábricas empezó a unirse en sindicatos y hacer manifestaciones, para acabar con estos problemas contactó con Mengele Enterprises, no sé a ciencia cierta que hizo esta empresa en sus fábricas, pero nunca se ha vuelto a crear un sindicato en una sola de las empresas de Wilson (la imágen de su derecha muestra una de las fábricas al final de la huelga). En esta época entró en contacto con dos de las personas (seres) que más influyeron en su vida, Alexander Rodin y el Perro Matemático, mediante la pantalla del circo aún ahora siguen transportando droga y uranio a todo el mundo. También en esta época contactó con Cecilio Díez Pérez, lo que le permitió establecer laboratorios para el tratamiento de la droga en todos y cada uno de los colegios de los Hermanos Maristas que se pueden encontrar por todo el mundo.

Durante la primera guerra mundial vendió armas a todos los bandos, al mismo tiempo que colaboraba con los servicios de espionaje de los diferentes países, esto le permitió conocer al detalle los progresos americanos en asuntos nucleares, lo que le permitió establecer la primera red de tráfico de uranio enriquecido. En los años veinte, se enriqueció también con la venta de alcohol a los principales proveedores americanos, Al Capone, se arrodillaba en presencia de Wilson, al igual como lo hacían muchos otros, el único que no acostumbraba a hacerlo era D._Roosevelt (esto es una broma muy, pero que muy culta).

Ya en el periodo de entreguerras y la segunda guerra mundial acabó de completar su imperio. Estableció colaboraciones con Adolf Hitler, Mussolini, Stalin, Paco Franco y muchos más, lo que le permitió disponer de inmunidad para desplazarse por toda Europa. Con todos estos amigos no es de extrañar que estuviera en el acta fundacional de la ONU, incluso subió al estrado para decir algunas palabras como representante del Orinoco Salvaje, lo curioso del caso es que el Orinoco Salvaje no tiene gobierno, ni representantes legales. Durante los últimos años ha invertido gran parte de su fortuna en ampliar su imperio a todo el sistema solar, el Mars Pathfinder (obsérvese con atención el nombre de la nave), los diferentes Voyager (obsérvese también este nombre), así como muchas otras naves iban repletas de "especias" que ahora ya inundan toda esta zona de la galaxia.

Por último me falta hablar de mí mismo. Yo era un espía de la CIA con sede en Sant Adrian del Besós, se me encargó el seguimiento de Don Pimpom, y lo hice con una corrección absoluta, en esa época mi nombre en clave era XV57. Un desafortunado día, siguiendo un trailer descubierto marca PEGASO, cargado hasta los topes de uranio, fui descubierto y atrapado. El conductor del trailer, que no era otro que el Perro Matemático, propuso que debía acabarse conmigo, Alexander Rodin, el copiloto, no lo veía claro, así que propuso maniatarme y llevarme encima del uranio a la presencia de Wilson. El chucho no lo tenía claro, así que empezaron a discutir. En el clímax de la pelea, Alexander pulsó la palanca de descarga, con tan mala suerte que me cayó todo el uranio encima. Creí que moriría en aquel momento, pero no fue así. Ya que no fui el único enterrado por el uranio, conmigo quedaron enterrados un puercoespin y un muñeco de la pantera rosa. No podía dar crédito cuando me di cuenta de que seguía vivo. El problema fue cuando me di cuenta que me había transformado en un puercoespin gigante de color rosa chillón. No podía volver a Sant Adrian, así que decidí contactar con Don Pimpom, él me acogió, y desde entonces trabajo como agente doble. Trabajo para él, y al mismo tiempo sigo informando a mis colegas de Sant Adrian.

Por cierto, no os he dicho mi nombre, me llamo Jose Ángel Vico, algunos me conocen como el Hermano Vico, pero la mayor parte de la gente me conoce como Espinete.

Escrito en Orino City el día 12 de las Kalendas de Junio, en el nonagésimo año del reinado de Don Pimpom.



Volver a Psicohistorias

 
 

Visite nuestros patrocinadores: