Hana-Bi

Nota: 9

Hana-bi -aka- Flores de fuego -aka- Firewors por Takeshi *Beat* Kitano [GÉNERO: Drama; SUBGÉNEROS: Yakuza / Nihilismo / Takeshi Kitano es un género por si mismo; VALORACIÓN: Una obra de tomo y lomo]

Cuenta la leyenda que seis valientes y jóvenes totalistas fueron a los cine Verdi de Gràcia a finales de los 90 para ver un película de yakuzas chungos. La misma leyenda afirma que la película duró alrededor de 3 horas y que en ella aparecieron centenares de pinturas artísticas durante varias decenas de minutos, durante los cuales la ya semi vacia sala redujo aun más la concurrencia de público. Se habla de risotadas vergonzantes acalladas por cinéfilos sorprendidos por los pésimo modales de los totalistas yogurines. A pesar de todo aquello Hana-bi dejó poso en tan proto-quaremfílmicas mentes. Algunos recordaron durante años palillos clavados en ojos, o niñas con cometas dando tumbos de manera inepta en una playa desierta. Algunos se obsesionaron hasta niveles fetiche-sexuales con los lienzos, siempre nengándolo en público salvo en momentos de hiperebriedad duranta las fiestas más salvajes de la comarca de La Matarraña.

Casi 25 años transcurrieron, como predijo Laura Palmer al final de la segunda temporada de Twin Peaks. Un buen día los totalistas, ya quaremfílmicos, acordaron -no por unanimidad- abordar una asignatura pendiente: El equipo Aagghh de Ozores. Fue tal el resquemor que las profundidades de sus almas se removieron y regurjitaron los traumas sin cicatrizar de esa sesión en los cine Verdi. Y el Takeshi Kitano más nihilista volvió a invadir sus mentes. Y esta vez comprendieron. Y rieron, y disfrutaron, y compartieron hermanados por la fibra óptica la contemplación de unos fotogramas cuasi estáticos. Y no sonó ‘Enemigo mío’, pero sí descubrieron un escena post créditos. Junto al Torgo Wagon esa noche cerró un rasguño en el espacio tiempo.

Y fueron felices. Y eligieron una película para la siguiente semana, no nos flipemos con tanto misticismo.

#Hana-bi 1997 nota 9/10. Vale la pena estar 10 minutos mirando unos cuadros colgados en una pared para?… OJO zasca! el puto #Takeshi le ha clavado los palillos en un ojo! Pues si, vale la pena y hay que verla dos veces para apreciar su bouquet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *