i'm puking it

qué me

tomo hoy

zona

infantil

nutrición

nuestra

historia

localiza un

restaurante

prensa

Nuestra historia
Sfintel's es el nombre de la ciudad-restaurante más importante que existe en el Orinoco Salvaje.Fundada en 1237 por un monje de la congregación de San Balfirnardete conocido como el Hermano Viko.

Siempre acompañado por su perro y su bastón, surcaba el mundo intentando convencer a gente para que se convirtiera a la religión que él predicaba. Su lengua era el griego, por eso el nombre de la ciudad está en ese idioma, y por eso también el logotipo de nuestra compañía es una sigma, la letra S griega.

La tradición dice que cuando el Hermano Viko llegó al centro de lo que hoy es Sfintel's-City clavó su bastón en la tierra, desafortunadamente su perro estaba debajo, lo que provocó que el baston fuera introducido por la zona rectal del perro. El pobre animal (o no) profirió tal grito que el Hermano Viko quedó totalmente sordo, lo que le impidió oir como la tribu de indígenas encabezados por Transempalar se colocó detrás suyo, esperando para proceder a la introducción ritual. Esta introducción consistía en que todos los miembros de la tribu debían mantener relaciones homosexuales con el Hermano Viko (o él con ellos, eso nunca se ha tenido muy claro). Lo único que sabemos con certeza es que del Hermano Viko nunca se supo nada más, sabemos que sobrevivió, pero que del rozamiento (por decirlo de alguna manera) se le cayó su Esfinter al suelo.

La tradición nos sigue diciendo que, años más tarde, cuando el General McMurray llegó a esta zona del Orinoco Salvaje encontró un bastón clavado en el suelo, con un perro ensartado en él, y con un esfinter humano en el suelo. Viendo esto no tuvo ninguna duda, la ciudad se llamaría Esfinter. Debido a que al general McMurray tenía un problema en el paladar, cuando dijo el nombre de la ciudad todo el mundo lo entendió mal, con lo que la ciudad acabó llamándose Sfintel.

Aún con la tradición diremos que, el general McMurray tuvo que pacificar toda la zona, así empezó una cruzada contra los indígenas del lugar. Ésta concluyó con el total exterminio de los indios. En estas fechas, las vías de reestablecimiento del general quedaron cortadas por el agua, con lo que tuvo que improvisar para conseguir alimento. Así que, cogió a todos los indígenas que había matado, los trituró y los usó para hacer hamburguesas, todo esto con el desconocimiento de la tropa.

Por último ya, la tradición nos cuenta que, la tropa encantada con la mejor carne que jamás había probado contó a todo el mundo lo buenos que eran los manjares de esta zona. El General McMurray viendo el éxito de su invento, abondonó el ejército y puso en todas la casas de la ciudad un Fast-Food, ya que la demanda era tan grande que no se daba al abasto. Con el tiempo, todas las casas se unieron en una, formando la ciudad-restaurante más grande que existe, Sfintel's-City. McMurray vendió todas las acciones a The Vikko Brotherhood Ltd.® y se retiró a las Islas Sfinter, donde vivió feliz hasta que fue asesinado por un agente triple de Don Pimpom.

The Vikko Brotherhood Ltd.® es la compañía que todavía en la actualidad dirige esta empresa, la cual, el año pasado obtuvo más de 8000 millardos en beneficios, debido sobretodo a la precariedad en los contratos que ofrece a sus trabajadores, así como a los continuos sobornos que hace sobre los inspectores alimentarios, lo que le permite obtener siempre 5 cucharas de la guía Uniroyal.

Sfintel's Ltd.® y SFINTELS LTD.® disponen en la actualidad de centros en todo el mundo (consulte nuestra sección de sucursales), equipados para la mayor comodidad de nuestros clientes y con un amplia gama de productos (consulte la sección de productos). Desde los caramelos SFINT®, hasta el Armero, pasando por las ya clásicas y variadas hamburguesas, la doble con queso, la triple con ajo, la simple, la compuesta, ... por decir algunas variedades.

Esperamos su visita a cualquiera de nuestros centros, y recuerde, como dijo Diderot: El hombre nunca será libre hasta que el último monarca sea estrangulado con los intentestinos del último cura, "aunque si quieren pueden ampliaralo a todo el mundo". Lo que sobra dénnoslo a nosotros, tenga por seguro que le sacaremos partido.