El QuimiPop ASESINO anda Suelto!!

 

Introducción al Totalismo Atómico

El mito del perro que caga

Por Ulianov (18/04/1996)



El credo cristiano tiene una concepción nicena sobre la creación Cada día hay continuas discusiones para saber si el mundo fue creado o concebido. La versión que nos explica como el mundo fue creado es la conocida teoría del Big Bang. En cambio, la teoría de la concepción del mundo es apoyada por todos los cultos religiosos. Y es la que nos explica como el mundo fue creado por acción divina. Para explicar estas dos versiones uso las palabras que se rezan en el credo cristiano: "Engendrado no creado y de la misma naturaleza que el padre". Pero olvidemos estas concepciones Nicenas para intentar mostrar la verdadera explicación sobre la creación del mundo.

Siempre se dice que no hay dos sin tres, y que no puedes empezar a hacer una casa por el tejado. Partiendo de ésta base, podemos deducir que la explicación que nos dan la mayor parte de textos religiosos no es cierta. De la nada, no puede surgir nada. Sólo del algo puede surgir alguna cosa, por tanto, es evidente que el mundo ya existía como tal antes de ser mundo. Esta explicación no dista en absoluto de la concepción que tenía Platón sobre el mundo de las ideas. Todas las cosas existen por si mismas antes de ser. Pero no es hasta que podemos contemplarlas o sentirlas que empezamos a considerarlas como existentes. Esta visión tan tridimensional es la que nos ha llevado al olvido de la verdadera substancia. Aquella de la que estan compuestas todas las cosas. Antes de que estas pasen a ser consideradas por nosotros (la raza humana) como existentes: El Tronxo.

Evidentemente no podemos designar esta substancia con un nombre que desconocemos, por tanto lo hacemos con la cosa material que más se acerca a la concepción que tenemos sobre esa substancia. Tronxo, en catalán, significa la rama de un árbol que ha caído al suelo, y que a causa del tiempo que lleva en él, ya ha perdido todas sus hojas. En cierto modo es lo mismo que sucede con todo. El florecimiento de éste es la parte que nosotros no podemos captar de las cosas. Lo que si podemos captar es su aparición en el mundo hasta su más completa desaparición. Transformándose para volver al mundo que no podemos concebir. Por eso éste término se adecua perfectamente a lo que nosotros queremos aquí explicar.

A causa del continuo uso de tanta palabra puede ser que el lector se confunda o no llegue a captar bien la verdadera esencia de lo que estamos diciendo. Para eso lo mejor es intentar explicar esta concepción con un ejemplo, que por su simplicidad mostrará la sencillez y al mismo tiempo la dificultad que entraña nuestra concepción del mundo.

Imaginemos un perro, éste cada día debe salir muchas veces a la calle para ser paseado por su amo. Estos paseos acostumbran a ser la mera excusa del amo del perro para obligarle a hacer sus necesidades. El perro, que sabe perfectamente para que el amo le ha sacado a pasear, hace exactamente lo que se espera de él, llena todas las calles con sus defecaciones y su orina. No entraremos aquí a valorar la moralidad o la ética de éste proceso, simplemente lo usamos como el ejemplo más claro de lo que queremos explicar.

Muy probablemente, a simple vista, no se comprenda en absoluto lo que acabamos de explicar, no es de extrañar.

Muy probablemente, a simple vista, no se comprenda en absoluto lo que acabamos de explicar, no es de extrañar. En cambio, una vez dadas las explicaciones concretas éste ejemplo será perfecto para recordar de una manera sencilla el postulado básico del Totalismo atómico.

El perro en este caso es la principal figura de todo. Debemos considerar a éste como aquel que separa lo onírico de lo real (onírico en este caso debe considerarse como la concepción que tenía Platón sobre el mundo de las ideas. Es cierto que para Platón las ideas en si mismas eran ya una realidad, y en cierto modo opinamos igual. La diferencia básica se encuentra en lo que Aristóteles expuso en su obra. Nosotros buscamos la razón que da sentido al mundo de las ideas. La razón que hace que el mundo de las ideas no sea una mera reduplicación de los objetos sensibles. La razón que nos muestre que el único mundo real es el de las ideas. Ya que lo demás son simples reflejos de éstas). Éste (el perro) por su acción crea una cosa, dejándola en un lugar concreto, y ésta, por su inacción, unida a la acción provocada por otro, creará. El amo debe considerarse como el destino, la suerte, la fortuna o el azar que hace que el perro pasee por un lugar o por otro. Ya que dependiendo del lugar, la inacción que producirá la creación del perro será diferente.

Hemos hablado sobre la acción provocada por otro. A ésta debemos unir la inacción que ha creado el perro. Ésta unión sería el Tronxo, el momento en el cual aquello que existía como "onírico" pasa a existir como sensible. Éste otro del que hablamos son las diferentes substancias que existen dentro del mundo "onírico", las cuales son inconcebibles para el ser humano. Ya que no se pueden catalogar dentro de las ciencias humanas, tanto físicas como psíquicas.

Hasta el más ilustre sabio se pregunta ¿Cuál es la razón de ésto? Las ciencias humanas no pueden llegar a comprender éstas substancias no porqué no esten lo suficientemente evolucionadas. Todo lo contrario, no se pueden concebir porqué la búsqueda de la comprensión de todo por parte de la humanidad ha hecho olvidar al hombre que las cosas no siempre tienen una explicación. No todo en el cosmos cuadra perfectamente, hay cosas que se escapan incluso a los más ilustres sabios. "¿Cuál es la razón de ésto?", es muy sencilla. Se busca dar una explicación a aquello que no la tiene. Pero como en el afán humano todo debe tener una explicación se busca la que más se parece a lo que se cree que sucede, cayendo entonces en el error. Y éste error provoca que todos los que vengan detrás se equivoquen en el mismo sitio.

Por tanto debemos intentar concebir estas substancias del mismo modo que hemos concebido el Tronxo. No debemos buscar la solución en las cosas más complejas, debemos buscarla en las cosas más sencillas. Cosas que estan a nuestro alrededor y que muchas veces no caemos en la cuenta de que existen. Ya que por su simplicidad hemos considerado que no podían formar parte de nuestro gran y complejo mundo.

Enziklopedia | Siguiente >>>

 

 

 

Visite nuestros patrocinadores: