Yo los vi

La venganza se sirve con los postres.

Miro por dos agujeros 

Tengo mucha calor 

Lucho por respirar 

Respiro tambien por un agujero. Es demasiado estrecho para mi 

Sigo esperando 

Me suda todo 

Apenas me puedo mover 

Me decido, giro un poco la cabeza. Veo un congénere 

Él me mira tambien por dos agujeros. Se que le cuesta respirar 

Tengo mucha calor 

Cuanto tiempo hace que estoy aquí 

Por mi cabeza pasan fugazmente los motivos que me han llevado a esta situación. Una agresión a nuestros principios mas básicos. El miedo de mis hombres no acostumbrados a perder. La censura de nuestros ideales 

Sólo un valiente queda conmigo 

Por mis agujeros veo una sombra que se acerca. Entra una figura en mi campo de visión. Es un borracho. Me habla, dice cosas. Se acerca, vuelve a hablar. Se aleja, se va, extrañado, con cara de imbécil. Como un imbécil que ha estado hablando con dos figuras inertes 

Otra vez estamos solos 

Pasan los minutos 

Tengo mucha calor 

Muevo la cabeza, miro mis manos. Son enormes. De un material estraño. Cortante. Me llegan mas abajo de las rodillas 

Es la Hora 

Me levanto, con mi limitada visión reviso mi cuerpo. Creo que todo es correcto 

Me asomo para ver la Plaza del Collado a mis pies. Un grupo de gente pasa por alli. Demasiado lejos para ver mi mimetizado cuerpo 

Espero 

Está todo despejado. Hago una seña a mi hombre. Salta como un relámpago hacia abajo, yo corro tras él. Siempre envio la carnaza primero. Volamos hacia la Plaza Mayor. Extendemos nuestras afiladas manos. Vamos a administrar justicia 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *