Un semental en Frogtown

nota: 6.63

Peliculón videoclubero amb la gachise de Conan i Red Sonja

Que per cert, era una de les victimas de la peli gelater

Per cert, com no vas contestar a la pregunta de si estaves despert a cap de les dos rondes, a la meva propera peli no pots votar

la regla no deia que no contava la votacio per la peli actual?

Però com que no has votat…

Entre alegacions i papeleo, set posa la sanció per a la peli de Rog

Antidemocratas, clasistes, poden votar les dones i els negres i jo no?

La democràcia és així

La ranchera de Roddy Piper en Villa Batracio

En un futuro revuelto, donde hombres ya casi no se veían,
en Villa Batracio los sapos mutantes rondaban cada día.
Sólo quedaban leyendas de sementales, que el amor defendían,
y entre ellos resaltaba Roddy, cuya gaita nunca decaía.

La doctora Sandahl, con su mirada que todo lo encendía,
y la militar de armas tomar a Roddy Piper querían catar.
Juntas con Roddy al lado, en un mundo apocalíptico-nuclear,
con la esperanza de echar pata y sus panochas desbordar.

Pobre Roddy «el gaitero», con calzones magnéticos lo ataron,
¡Ay, ay, ay! Su gloriosa gaita las morochas silenciaron.
Pero ni la ciencia rara su espíritu machote pudo ahogar,
y en Villa Batracio, su gaita volvió a repicar.

Roddy, la doctora, y un viejo de la gran chingada,
fueron en la troca a por unas morras muy relindas.
Rescataron de los sapos a las suculentas chaparras,
cercenando al rey anfibio, sin mancharse la chamarra.

Ándale, charro amante, ya cenaste Pancho sin más,
en el arte del querer, nadie te puede igualar.
Con tu gaita y tu pelazo, a las chavas encantabas,
y sin tener tres serpientes, tu popote lo gosaban.

Pobre Roddy «el gaitero», con calzones magnéticos lo ataron,
¡Ay, ay, ay! Su gloriosa gaita las morochas silenciaron.
Pero ni la ciencia rara su espíritu machote pudo ahogar,
y en Villa Batracio, su gaita volvió a repicar.

Así se cierra el telón, de un film quaremfímico sin comparación,
mejor que «Megan is missing» y «Yakuza Weapon» en su acción.
Villa Batracio está chida, Roddy Piper vencerá,
¡y en los anales quaremfílmicos, su calzón se recordará!

¡Ay, ay, ay, Roddy el gaitero, de las ranas nunca te rendías!
¡A pesar de tu calzón con tu gaita triunfabas y repartías!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *